Las ciudades inteligentes son más que una tecnología inteligente

Escrito por Denise Pucilowski, Directora de Innovación para Ciudades Inteligentes en Current, powered by GE.

 

Este artículo se publicó originalmente en LinkedIn el 28 de marzo de 2019. Puedes conectarte con Denise en LinkedIn y ver su publicación original aquí.

 

Paso mucho tiempo hablando con líderes de ciudades de todo el mundo, escuchando sus historias, desafíos y esperanzas. Sus ciudades pueden tener diferentes intereses y necesidades, pero todas tienen el deseo de usar la tecnología para ayudar a lograr sus objetivos. Sin embargo, al igual que hay muchas formas y definiciones de inteligencia, hay muchos procesos y tecnologías que pueden caracterizarse como "inteligentes". Si bien la mayoría de estas definiciones son correctas, hay una gran diferencia entre una ciudad que utiliza tecnología de iluminación inteligente y una que es una ciudad inteligente en sí misma.

 

Muy a menudo, veo ciudades que instalan una solución de iluminación inteligente y luego creen que el trayecto para convertirse en una ciudad inteligente está completo. Han sido víctimas del engaño inteligente, que es la idea de que los casos de bajo uso de ancho de banda o los dispositivos inteligentes individuales son el equivalente a redes y sensores conectados que pueden actuar como una fuente de información sobre lo que está sucediendo en su ciudad. Están operando bajo la idea de que el monitoreo básico y la medición cuentan como infraestructura para una ciudad inteligente. Aunque la iluminación inteligente tiene su lugar y sus ventajas, es solo la punta del iceberg cuando se trata de resolver los desafíos de una ciudad con una infraestructura más inteligente.

 

¿Cuál es la diferencia?

Gran parte de la iluminación inteligente se limita solo a la iluminación. Esas luces pueden estar equipadas con controles de iluminación remotos, bombillas de bajo consumo de energía y capacidades básicas de medición, y pueden contribuir a la seguridad pública al mantener niveles de luz adecuados, pero por lo general carecen de la capacidad de comunicar datos significativos como transmisiones de video en vivo, promover oportunidades económicas o de otra manera, recopilar y monetizar datos. Las verdaderas ciudades inteligentes capturan y aplican los datos pertinentes. Por ejemplo, la "Tabla de clasificación de Ciudades Inteligentes" de Navigant requería que los proveedores de tecnología de ciudades inteligentes cumplieran con ciertos criterios. Estas especificaciones incluían la capacidad de "brindar asistencia a ciudades en múltiples problemas operativos y de infraestructura (particularmente en energía, agua, edificios, transporte y gobierno)", distinguiendo a la tecnología para ciudades inteligentes de la iluminación inteligente, que tiene un ancho de banda relativamente bajo que no es adecuado para transmitir grandes flujos de datos.

 

Esto no quiere decir que la iluminación inteligente no sea una opción valiosa; puede ser una gran bendición para las comunidades. Ofrece beneficios casi inmediatos en términos de reducción de gases de efecto invernadero y ahorro de energía y mantenimiento. Para algunas ciudades, las capacidades de medición y los recursos de gestión de activos presentados a través de la iluminación inteligente, además del ahorro de energía, son suficientes. Sin mencionar que estos dispositivos pueden actualizarse fácilmente para incluir nodos y sensores de captura de datos, y los ahorros de costos asociados con las luces inteligentes podrían incluso pagar los nodos.

 

Cuando las ciudades se enfrentan al hecho de que la iluminación inteligente no es simplemente una solución de buena fe para una ciudad inteligente, también se ven obligadas a responder una pregunta difícil: ¿en qué áreas desea que su ciudad sea inteligente? Si la respuesta es iluminación y medición de energía, entonces la iluminación inteligente es una buena opción. Pero si la respuesta es la optimización del tráfico, la mejora de la seguridad pública y las oportunidades económicas, entonces su ciudad necesita más.

 

Preparándose para la Ciudad Inteligente del Mañana

La infraestructura inteligente tiene el potencial de hacer que las ciudades sean mejores lugares para vivir, trabajar y jugar. Pero si cede al engaño inteligente, se está perdiendo la infraestructura requerida para una ciudad inteligente. No estamos diciendo que no se monitoreen el alumbrado público o que no se realicen mediciones básicas. Estamos diciendo hacer aun más. Transformar la infraestructura existente en una red habilitada por sensores ayuda a las ciudades a recopilar datos que marcan la diferencia. Una verdadera ciudad inteligente puede evolucionar con el tiempo y proporcionar información sobre mucho más que los servicios públicos.

 

¿Desea una mejor gestión de los recursos activos de iluminación y capacidades de medición? ¿O es su principal objetivo recopilar datos y aplicarlos para mejorar la calidad de vida en su comunidad? Ambos son objetivos admirables, y ambos involucran tecnología inteligente, pero solo uno es una verdadera ciudad inteligente. Con Current, puede lograr ambos objetivos y aprovechar los sensores estéticamente agradables que pueden adaptarse continuamente a nuevos casos de uso, flujos de datos y más.

 

En mi tiempo en Current, he visto a muchos municipios desarrollar su idea de ciudades inteligentes desde la iluminación hasta un sistema de IoT conectado y basado en datos. Ellos han demostrado que, con los socios y orientación correcta, cualquier ciudad puede mejorar su infraestructura y emprender el camino para convertirse en una ciudad inteligente.

 

cloud

¿Quiere aprender más?
Vea cómo Current, powered by GE está empoderando a las ciudades.